Masoneria

Libertad – Igualdad – Fraternidad

HISTORIA DE LA MASONERIA FEMENINA Y DE LA R:.L:.S:. U YAJAL’KAJ N° 9 (LOGIA FEMENINA EN YUCATAN)

Por Manuel Rodriguez
La mujer durante siglos se ha distinguido por su lucha por su emancipación y la conquista de sus derechos, y hay que reconocer que, día tras día, va imponiéndose en todos los ámbitos. Por lo que resulta natural que la Masonería, por sus Principios y sus Rituales, le haya interesado. 
En 1717 fue creada la Gran Logia de Inglaterra, y el Pastor Anderson les prohibió a las mujeres el derecho a la iniciación, por esta razón: que era necesario ser libre y de buenas costumbres, en efecto, en esa época las mujeres vivían bajo la tutela masculina y no se las consideraba libres. 
A principios del siglo XVIII se establecieron en Francia varias Sociedades secretas que trataron de imitar a la masonería en su forma exterior, caracteres y Ritos diferenciándose de ésta en la admisión de las mujeres.
Entre dichas Sociedades podemos citar la de Cagliostro. La masonería egipcíaca, que aún sigue funcionando hoy día. 
En 1774, el Gran Oriente de Francia creó un nuevo Rito, llamado de Adopción o “Masonería de Damas”, al cual sometió a su jurisdicción, estableció reglas y leyes para su gobierno, prescribió que sólo los Maestros francmasones pudiesen concurrir a sus reuniones, que cada Logia de Adopción estuviese a cargo y bajo la sanción y garantía de una Logia masónica regularmente constituida y que el Venerable Maestro de esta última, o los Vigilantes a falta de él, fuese el Oficial encargado de presidirla, acompañado de la “Maestra Presidenta” de la Logia de Adopción. 
La Masonería de Adopción consta de cuatro grados: 1º Aprendiza, 2º Compañera, 3º Maestra, 4º Maestra Perfecta. Está basada en la “Virtud” y se ha juzgado conveniente cimentarla, no sólo sobre los principios que inspiran amor al bien y horror al vicio, sino también sobre la práctica de las buenas costumbres. Sus Rituales están llenos de textos bíblicos que no deben tomarse al pie de la letra, la interpretación simbólica de esos textos y alegorías constituye la instrucción masónica de la mujer en los distintos grados del Rito de Adopción. 
Conforme a estas reglas se establecieron a partir de 1775, varias logias de Adopción. La más famosa fue La Candeur, en la que se admitió a burguesas como la señora Helvetius, mujer cultísima y con un espíritu muy abierto, y a miembros de la Aristocracia, como la Princesa de Lamballe, la Duquesa de Chartres cuyo marido, el futuro Philippe Egalité, era Gran Maestre de la Orden, y además a un gran número de damas de la Corte. La Duquesa de Borbón, prima del Rey y madre del Duque de Enghien, fue la Gran Maestra de la Francmasonería de Adopción. En 1778, Voltaire le envía versos a la gloria del Templo. 
Con la Revolución desaparecen las Logias de Adopción y sus miembros fueron esparcidos por la emigración, el encarcelamiento o la acción política. 
Bajo el Primer Imperio renacen las Logias de Adopción, siendo la Emperatriz Josefina, Gran Maestra, durante un corto tiempo. Poco a poco, durante el siglo XIX las logias de Adopción irán desapareciendo o subsistirán en un estado vegetativo.
El 14 de enero de 1882, la logia Los Libre pensadores del Pecq (localidad próxima a París), decidió iniciar a una mujer, María Deraisme, periodista y gran feminista. La emoción que provocó el acto de insubordinación de la Logia del Pecq fue enorme. Se entabló una viva polémica y cuatro meses después de este acontecimiento, la Logia del Pecq tuvo que abandonar la obra emprendida. Superando su decepción, María Deraisme decidió entonces crear una nueva Obediencia, y el 4 de abril de 1893 nació el “Derecho Humano”, Obediencia mixta, bajo la dirección del Doctor Georges Martin. Hoy día, el Derecho Humano, con el título de “Derecho Humano Mixto e Internacional”, posee Logias en todos los continentes. 
La masonería femenina en el siglo XIX
La masonería de Adopción o de “Damas”, se halla presente en muchos países europeos y del Continente americano. Todas las Logias trabajan según los Rituales franceses del siglo XVIII. Curiosamente, los primeros datos que se pueden encontrar en los Archivos españoles, son de 1885 aproximadamente, es decir, que aparecen o renacen las logias de adopción en España en un momento en el que en Francia, la masonería de Adopción había casi desaparecido. 
Hay que considerar que en los años 1874-80, existe en España un resurgimiento de la masonería, debido a la influencia de la Primera República Española. La mujer española solicitará su ingreso en la masonería y empezarán a florecer Logias de Adopción. Entre las Logias de adopción del Gran Oriente Español, se pueden citar Las Hijas de la Regeneración de Cádiz, Las Hijas de los Pobres de Madrid, Las Hijas de la Unión nº 5 de Valencia. El Anuario de 1894 a 1895 del Gran Oriente Español, consta de siete Logias de Adopción. 
También por esos años, podemos ver en los Cuadros de Logia masculinos, es decir, en las Listas de los miembros de una Logia, como por ejemplo en Los Hijos de Riego de Madrid, o Nueva Cádiz, nombres de mujeres. Lo que nos permite comprobar que, a pesar de la Constitución de Anderson, se iniciaban a mujeres en el Rito masculino (quizás para crear Logias de Adopción), y que éstas, asistían regularmente a los trabajos de la logia masculina, como se puede leer en los libros de Actas. Todas esas Logias pertenecían al Gran Oriente Español 
Los cuerpos directivos de las Obediencias masónicas de Portugal, Argentina, Cuba, Brasil y otros países establecieron Logias del Rito de Adopción a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. En cuanto a las logias italianas, éstas abrieron sus puertas a las mujeres en 1819. 
La masonería femenina en el siglo XX
En tanto María Deraisme luchaba por una masonería mixta, en la cual hombres y mujeres podían trabajar juntos, los masones de la Gran Logia de Francia, a pesar de la Constitución de Anderson, deciden crear de nuevo Logias de Adopción. Estas no se parecen en nada a las de los siglos XVIII y XIX.
Las Logias masculinas podían, después de haber pedido la debida autorización al Consejo Federal de la Gran Logia de Francia, fundar una Logia de Adopción. Esta logia llevaba el nombre de la Logia masculina de la que había surgido. Además, los trabajos en la logia femenina eran idénticos a los de las logias masculinas. La Gran Maestra de la Logia, es decir, la Presidenta, dirigía las Tenidas y establecía libremente el Orden del día. Se admitían en las reuniones a los masones de todas las Obediencias reconocidas por la Gran Logia de Francia, siempre que fueran Maestros francmasones. A pesar de este nuevo éxito, el ritual femenino seguía siendo diferente al de los hombres. 
El 29 de mayo de 1901, El Libre Examen, de la Gran Logia de Francia, crea la primera Logia de Adopción en Francia. 
El 8 de julio de 1936, se constituye el Congreso anual de las Logias de Adopción bajo la presidencia del Gran Maestro de la Gran Logia de Francia, y se crea una gran Secretaria. A finales de 1936, se designó una Presidenta para dirigir las Tenidas Colectivas. Se puede considerar esta Secretaría como el embrión del futuro Consejo Federal. 
De esta forma siguieron trabajando las Logias de Adopción hasta 1940. Durante el período de la Segunda Guerra mundial, las masonas fueron perseguidas y deportadas.
En el Convento de 1945, los masones de la Gran Logia de Francia les permitieron a las masonas crear una Obediencia femenina independiente. El 21 de octubre de 1945, la Unión masónica femenina de Francia celebró su primera Asamblea General, y en 1952, tomó el nombre de Gran Logia Femenina de Francia, adoptando en 1959 los Rituales y los signos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado que utilizaban los hombres. 
La Gran Logia Femenina posee un Consejo Federal y un Supremo Consejo. Se compone de unas ochenta Logias en Francia, tres en Suiza y tres en Bélgica, con más de tres mil miembros. 
Si hemos creído conveniente dar estos antecedentes históricos de la masonería femenina francesa, es que ella fue en el siglo XVIII y luego en el siglo XX, la primera en luchar con tenacidad por su independencia y por su evolución espiritual y moral. 
En España durante la Dictadura de Primo de Rivera, desaparecieron todas las Logias de Adopción y durante la Segunda República empezaron a establecerse de nuevo en Barcelona y en Madrid, pero no les dio tiempo a extenderse por toda España. Después de 1980, además de la Obediencia Derecho Humano Mixto e Internacional, existen varias logias únicamente femeninas: una logia independiente Isis Sabiduría en Barcelona, y en espera que puedan constituirse en Obediencia española independiente, la Gran Logia Femenina de Francia, ha creado dos logias, una en Barcelona y otra en Madrid. El Gran Oriente Español posee alguna logia de Adopción. 
En la actualidad existen en el mundo varias Obediencias estrictamente femeninas independientes, de Rito Escocés Antiguo y Aceptado: La Gran Logia Femenina de Francia, La Gran Logia Femenina de Bélgica, La Gran Logia Femenina de Suiza, La Gran Logia Femenina Tradicional de Italia, La Gran Logia Femenina alma Mexicana. En los demás países, las organizaciones son Logias de Adopción, mixtas o paramasónicas, como en EE.UU. En este último país, Las Hijas del Nilo, o Las Hijas del Arco Iris, suelen preocuparse muchísimo más de su extravagante vestimenta que de los problemas iniciáticos. 
¿Por qué una masonería femenina?
Durante siglos la mujer no fue libre, vivía bajo la tutela de su padre o de su marido, era normal que al liberarse de dicha tutela, haya pensado en liberarse completamente. También, excluida de todos los movimientos de pensamiento, se comprende que en nuestra época en que reivindica con empeño el derecho a tener plena actividad recabe además la posibilidad de progresar espiritual y moralmente. 
Una de las objeciones que hacen los masones partidarios de la aplicación estricta de la Constitución de Anderson, es que la francmasonería procede de una profesión de hombres. A lo que replican las masonas, que hoy día las mujeres ejercen las profesiones de arquitecto, ingeniero, médico, abogado, etc… y que sus actividades no se centran sólo en los quehaceres del hogar y en la procreación. 
Según la Gran Logia Femenina de Francia, la finalidad de una Logia estrictamente femenina, no consiste en aislar a las mujeres. No hay que olvidar que la mujer ha vivido en un mundo elaborado por y para el hombre. Para poder estudiar todos los problemas y llegar hasta lo más profundo de sí misma, sólo puede trabajarse entre mujeres, ya que lo que se necesita es repensar los problemas desde el ángulo específico femenino.
Así pues, las mujeres trabajan solas, para reunirse después con los hombres, abordando los problemas comunes en un plano de absoluta igualdad. Estos pueden asistir a las reuniones de las Logias de la Gran Logia Femenina de Francia, como visitadores.
En cuanto a las masonas del Derecho Humano, consideran que la presencia de hombres que exponen sus pareceres, y la presencia de mujeres que después de escuchar, opinan a su vez, permite que la mujer progrese más rápidamente.
La otra diferencia, entre la Obediencia femenina y la Obediencia mixta, consiste en que la Obediencia y los trabajos de aquélla, están dirigidos sólo por mujeres, mientras que en ésta última, hombres y mujeres se reparten los puestos, y de ahí que en la práctica puedan plantearse algunos problemas. 
En realidad, sea cual fuere la Obediencia, al trabajar por su propio perfeccionamiento, en el ambiente particular de su logia, las masonas están persuadidas de que por la educación que pueden dar a sus hijos, por su comportamiento, la humanidad podrá progresar y conocer merced a la tolerancia: la Libertad, la Paz y la Justicia.
Masonería femenina en México
En México a finales del siglo XIX, bajo el amparo de la Gran Dieta de México, fueron fundadas 2 logias femeninas llamadas “María Alarcón de Mateos” No. 27 (fundada antes de 1890) y “Josefa C. De Cantón” (fundada en 1891), que sesionaban en el Distrito Federal y en Laredo, Tamaulipas. Estas logias femeninas se disolvieron en el año de 1897.
Estas logias no eran de adopción, pero solo eran autónomas en su régimen interno, y estaban sometidas al gobierno de la Gran Dieta, en especial a su promotor, el Hermano Ermilo G. Cantón, quien bajo presiones de las logias masculinas de ese tiempo, se vio obligado a disolver las logias femeninas.
Posteriormente, durante los años de 1930 a 1935, bajo el auspicio de la Gran Logia Independiente Mexicana (que años más tarde se fusionaría con la Gran Logia Valle de México), fueron fundadas las logias:
1.-Emancipación Dogmática No.1
2.-Alma Libre No. 2
3.-Izquierdas No. 3
Estas tres logias fundaron el 12 de octubre del año 1935, la Gran Logia Emancipación Dogmática Femenina, con sede en el Distrito Federal. Esta gran logia desapareció a principios de la década de 1960 a 1970.
Esta masonería femenina no era de adopción y trabajaba con el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y mantuvo su autonomía jurisdiccional de la masonería masculina.
La masonería de adopción en México solo ha existido en los estados del sur del país, con rituales completos, propios de su organización, pero diferentes a la masonería de adopción que se promovió en Europa y Norte América. Sus cuerpos son denominados “Centros Paramasónicos Femeninos” y como tales están circunscritos al régimen de las logias masculinas que los patrocinan.
La masonería de adopción nunca ha sido promovida en el centro y el norte de México, por lo que las mujeres que se han integrado a la masonería lo han hecho directamente en las logias femeninas y mixtas, ya sea en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado o en el Rito Nacional Mexicano.
Masonería femenina en Yucatán
En Yucatán, las mujeres también tenían la inquietud de organizarse en Logias, se tiene antecedentes de que en la Oriental Peninsular funcionó un costurero donde esposas de masones se encargaban de hacer obras de beneficencia así como de capacitación para las mujeres yucatecas, también se tiene el antecedente de otro grupo de mujeres que constituye el CLUB A.B.C ( asociación de beneficencia y cultura ) formado por esposas, hijas o hermanas de masones , así como de personas simpatizantes de la masonería que se dedican a labores de tipo altruista , este es quizás en Yucatán el antecedente de la masonería femenina, es hasta el 21 de marzo de 1998, cuando la Muy Resp:. Gran Logia Fem:. de Estado “ LUZ Y VERDAD” del Gran Oriente Femenino de Tabasco, entrega carta patente a : Nancy Maria Tamayo Azueta como Venerable Maestra, Teresa Morales Alvarez como Primera Vigilante y Ligia Elina Lugo R como Segunda Vigilante, para establecer la Resp Log. Simb. Fem “U’ YAJAL’KAJ N° 9”, que trabajará en el or: . de Mérida Yucatán en el Local que ocupa la Gran Logia Unida “ La Oriental Peninsular”
Actualmente, existen en el mundo por lo menos 20 grandes logias exclusivamente femeninas, distribuidas en más de 25 países, e integrando a una población efectiva de aproximadamente 30,000 masonas, dentro de un número aproximado de 950 logias exclusivamente femeninas (En estas cifras no se incluye a las masonas que participan en la masonería mixta, por no tener forma de censarlas, además de que no es el objetivo de esta investigación).
De estas grandes logias, 14 funcionan con el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, dos funcionan con el Rito del Antiguo Gremio Masónico, comúnmente conocido como Rito York (la Orden de las mujeres Francmasonas, con más de 560 logias y la Honorable Fraternidad de Antiguas Francmasonas, con más de 40 logias), una funciona con el Rito Nacional Mexicano y dos con el Rito Memphis y Mizraim (Aunque los tres primeros grados, que son con los que funcionan las grandes logias femeninas, son en esencia similares).
Algunas grandes logias femeninas funcionan con varios ritos como la Gran Logia de Femenina de Francia (con más de 350 logias), funciona en un 70 % de sus logias con el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, un 30% con el Rito Francés y una logia funciona con el Rito de Adopción (pero exclusivamente femenina).
Después de las grandes logias femeninas de Inglaterra (2), de Francia y de Bélgica, la Gran Logia “Alma Mexicana” integra al mayor número de logias en el mundo (5º. Lugar).
Considerando el ritmo de crecimiento, la Gran Logia “Alma Mexicana” ocupa el tercer lugar mundial, únicamente después de la “Orden de las Mujeres Francmasonas” de Inglaterra y la Gran Logia Femenina de Francia.
Existen además algunas logias femeninas en Asia y Africa, Australia y Canadá, jurisdiccionadas a grandes logias femeninas europeas.
En América existen por lo menos 8 grandes logias femeninas, de las cuales 5 funcionan en México y 3 funcionan en Sudamérica. 
Para finalizar, acotaremos que también existen masonas integradas a logias mixtas, con los ritos Escocés Antiguo y Aceptado, El Derecho Humano, Francés, Nacional Mexicano, Memphis y Mizraim y otros ritos menores.
Comentarios a: manuel_rc@hotmail.com
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 31, 2008 por en masoneria masones femenina francmasoneria freemason his.
A %d blogueros les gusta esto: