Masoneria

Libertad – Igualdad – Fraternidad

"Los masones no somos raros"

FOTOGRAFÍA – Tecnología
Carlos Pereira
XURXO LOBATO – 23/08/2008

Carlos Pereira es el venerable maestro de la Gran Loxia de Galicia Número 1 

Por XABIER R. BLANCO – A Coruña

“Rememoramos una tradición que nos hace mejorar como personas”
Aún se oculta la condición masona de varios personajes de la cultura gallega.
El venerable maestro de la Gran Loxia de Galicia Número 1 está sentado en la terraza de la populosa cafetería Manhattan, en la plaza de Pontevedra de A Coruña. Resulta singular que Carlos Pereira haya fijado la cita para charlar sobre la masonería en uno de los escaparates de la ciudad. “Hay que romper con la imagen que tenemos de bichos raros. Todavía nos ven así. Somos gente normal, con la diferencia de que nos reunimos un día al mes y rememoramos una tradición milenaria que nos sirve para mejorar como personas”.
Al levantar la mano para reclamar la atención del camarero, en su dedo anular se aprecia un compás y una escuadra labrados en un sello de oro. “Me hice este regalo para celebrar 25 años de casado”, explica con naturalidad. “En Estados Unidos ser masón es un mérito que se refleja en el currículum y en el Reino Unido, el gran maestro es el duque de Kent”.
En España, en cambio, perdura la reticencia a confesar la pertenencia a una fraternidad. “Nadie impide desvelarlo, pero hay que tener en cuenta los 40 años de represión franquista. El dictador, en su último discurso, seguía hablando de la conspiración judeo-masónica”. Franco, con un hermano masón, nunca perdonó que le fuese denegado su ingreso. “Hubo personas que fueron procesadas dos veces: por su orientación política y por masón. La obsesión llegó al extremo de abrir ficha a hombres que llevaban 70 años muertos”. Tres décadas después de la instauración de la democracia “aún perdura cierta prevención”. 
Incluso en ambientes progresistas se oculta la condición de masones de personalidades con un papel destacado en la cultura gallega como Fontenla Leal, Curros Enríquez, Ánxel Casal, Díaz Valiño, Luis Seoane… “Hace dos años se dedicó el Día das Letras Galegas a Manuel Lugrís Freire y en muchas biografías no se menciona que era masón”. Pereira lamenta que la recuperación de la memoria histórica “no haya sido justa con esta gente”.
El diccionario de la Real Academia Española tampoco. En la acepción de masonería reza: asociación secreta de personas que profesan principios de fraternidad mutua, usan emblemas especiales y se agrupan en entidades llamadas logias. “Vamos a solicitar a la Academia que la corrija. Si fuésemos sociedades secretas, seríamos ilegales y no nos regiríamos por la Ley de Asociaciones”, apunta el venerable maestro, que está en funciones. “El curso acabó en junio y en septiembre tomará posesión otra persona. Como en cualquier asociación”.
Carlos Pereira (Montevideo, 1959) es hijo de emigrantes. Nadie en su familia había sido masón. Estudió historia por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), sisando tiempo a su trabajo en una empresa de piscinas. La tesis doctoral sobre los templarios de Galicia y León lo situó en la senda de la masonería. “Me gustaba lo simbólico y me interesé por esa gente perseguida por amar la libertad y por la resistencia a las dictaduras”. Hasta que se atrevió a dar el paso y solicitar el ingreso. Lo hizo hace cinco años y se encontró con “gente que se reúne para exponer un tema bajo los valores de la libertad, la igualdad y la fraternidad”.
Historiador, amante de la poesía y del arte, Pereira rechaza ser fotografiado en la sede de su logia por “discreción”. Tampoco accede a ponerse el mandilón. “Sería caer en el tópico”, esgrime. Sugiere como alternativa la casa museo de Casares Quiroga, jefe del último Gobierno de la Segunda República: “Un masón al que intentaron borrar del Registro Civil”.
En Galicia tienen actividad seis fraternidades. La suya está compuesta por “unos 20 miembros de todas las clases sociales y de todos los colores políticos”. No practican el proselitismo porque “es una decisión personal”. El único requisito para ser admitido es comulgar con sus valores y abonar una cuota mensual.
– ¿Habría sorpresas si saliesen a la luz los nombres de todos los masones de Galicia?
– Depende.
– ¿Secretismo?
– Discreción.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 26, 2008 por en Sin categoría.
A %d blogueros les gusta esto: