Masoneria

Libertad – Igualdad – Fraternidad

NICARAGUA: Masones en la “hora de decir la verdad”

Imagen:
Juan José Medina Vargas,
con el collar y el mandil.
Xavier Castro / END

Perseguidos por los reyes y la Iglesia Católica, se lanzó una campaña por siglos de que eran perversos y tenían tratos con el diablo. “No hay un conflicto entre cristianismo y masonería, sino entre fundamentalistas católicos y la masonería”

Por Edwin Sánchez

En una ocasión, cuando una ejecutiva de un banco se enteró de que el doctor Neville Cross Cooper era masón, la mujer casi se cae del asiento. La anécdota refleja en parte lo que se ha pensado de esa sociedad, que ya no será tan secreta después de estas entrevistas con EL NUEVO DIARIO.

“Históricamente, nosotros nacimos ante dos monopolios de la sabiduría en el mundo: el de los reyes y el de la Iglesia Católica”, dice el hombre que ostenta el máximo grado y título: 33, Gran Maestro de la Masonería Simbólica de Nicaragua, o simplemente La Gran Logia, integrante de la Confederación Masónica Interamericana CMI.

“El hecho de que hubiese una ciencia y una técnica de construcción de los arquitectos, era preciso manejarlo a alguna distancia para evitar que estos poderes tomaran los libros, pues al no concordar con lo que ellos veían como la verdad, los quemarían”, indicó.

El doctor Cross porta los símbolos masónicos. En el chaleco de satín blanco, en la parte superior, bordada, se halla la bandera de Nicaragua; al lado derecho, un águila bicéfala, símbolo de la sabiduría que se busca por todos lados. Él preside la mesa del Gran Consejo, que aunque no reunido en su totalidad, es la mayoría que explica a END lo que es la organización.

El ambiente no es como el que se supone, tras tantas centurias de tergiversaciones, lleno de esoterismo, lenguaje cifrado, ni nada que se le parezca. De hecho, no estamos en la sede de la logia, es una sala de reuniones. Al menos, sus miembros son ciudadanos de diversas profesiones y niveles sociales. Hay de diversas tendencias políticas y hay dos grandes y únicas excepciones: no se aceptan ateos ni mujeres.

Dios, para los masones, es el Gran Arquitecto del Universo, representado por el compás de la sabiduría. Perseguidos, injuriados, los masones nunca hablaron en público. Ahora lo hacen. “Es hora de decir la verdad”, dicen sus inspirados miembros como Juan José Medina Vargas, con su collar y atuendo especial.

El Gran Maestro de Nicaragua es abogado, administrador de empresa, contador, “y masón”, agrega con profundo orgullo y empuja mejor ese término en la entrevista, como lo podría hacer un filósofo en la antigua Grecia al mostrar al profano la entrada a “La Academia” –es una escuela–.

El poder extremo

“La historia de los reyes y la Iglesia (católica), como reflejo de los defectos de la humanidad cuando agarra el poder, ha sido estricta. No es historia aún, porque todavía lo vemos: cuando hay mucho poder, hay injusticia, y cuando hay un poder extremo hay una extrema injusticia. ¡Cómo poder manejar esa experiencia y esa sabiduría, si al publicarla caía en dos grandes polos de atracción de la información! Era preciso hacerlo en secreto”, precisa el doctor Cross.

En Nicaragua todavía no hay, oficialmente, una historia escrita sobre los masones. Pero a preguntas nuestras, miembros del Gran Consejo aseguraron que muchos ministros y altos oficiales de la Guardia Nacional de los Somoza practicaron la masonería. Cuando fueron desalojados del poder, el 19 de julio de 1979, por razones políticas, económicas y por obvias razones, la masonería desapareció, dijo Juan José Medina Vargas.

El Gran Maestro lleva 14 años en la masonería, digamos el nuevo tiempo de esta Gran Logia. Y del poder excesivo, de la construcción de una leyenda nada agradable alrededor de lo que es ser un masón, aún queda el reflejo de una Iglesia que así diseminó su dictado sobre la sociedad, nos dijo el alto cargo.

En otras partes se les persiguió, ¿cómo sucedió en Nicaragua su desarrollo en lo secreto?

Soy enfáticamente nacionalista. Creo que es el país con el mayor porcentaje de vehículos de cambios mecánicos, y los últimos en pasar a la tecnología digital. Hay reflejos de hace 40, 50 años; como cuando vas a tocar el switch y todavía dicen algunos, “te vas a quedar pegado”. Nos hemos quedado en la masonería con el reflejo de hace 50 años, cuando la Iglesia Católica había lanzado una imagen de misterio, de secreto o de perversidad, principalmente porque no lo podían penetrar. Si lo hacen oculto es porque tienen que hacer algo malo.

Muchos masones respondíamos con amor al desamor de la Iglesia, y dejamos que eso pasara. Creemos que ahora hay que empezar a decir las cosas como son: propugnamos una independencia entre la fe y la ciencia, y a quién no le gusta eso, lógicamente choca contra nosotros. Con énfasis decimos que las cuestiones de fe se manejen con fe, pero las cuestiones de la ciencia no deben subordinarse a la fe.

–“Ese es masón”, escuchaba hace muchos años cuando se referían a alguien, como acusándole de ser malvado, diabólico. Para un principiante, debió ser un paso importante, en una atmósfera nada adecuada para la logia…

A la par que uno encuentra a una funcionaria de un banco, que casi cae de un asiento cuando supo que era masón, se encuentra uno con el ex ministro del Marena, Arturo Harding, cuyo padre era británico, anglicano y masón, casado con una católica. Existían esas dificultades. La posición de Harding era más cómoda que muchos católicos, porque los anglicanos están muy ligados con la masonería. Los reyes y príncipes han sido grandes maestros de la masonería. No hay un conflicto entre cristianos y la masonería, sino entre fundamentalistas católicos y la masonería.

Es hora de romper con el pasado, y explicar las cosas como fueron. A los 52 años falleció el padre de Harding; no tenía seguro. De repente aparecieron masones de todas partes y dieron para el entierro y todo. Harding tiene gran aprecio de la masonería, aunque no se ha introducido. La señora nunca superó el tabú de la Iglesia Católica de que ser masón era ser malo, y ella tenía un marido bueno.

“Los masones estamos llenos de defectos”

¿Cómo hizo Neville Cross para introducirse a este ámbito, hasta escalar el Grado 33 y ser Gran Maestro, cuando hay Iglesias constituidas adonde ir si hay inquietudes espirituales?

Una parte de la idiosincrasia nicaragüense es la división. Regalamos el territorio en litigio (Mokorón, Honduras, y Guanacaste, que constituye la quinta parte de Costa Rica y la más desarrollada económicamente); así también en los partidos, en el sector hotelero…

El doctor José María Zelaya se separó de la masonería regular, y llegó a militar en una masonería irregular. Pero él me dijo: “podés fortalecer esto, y quiero empezar a trabajar en la masonería, aunque estemos afuera”. Crecí en la acera de enfrente, y como una forma de demostrarle la amistad a un amigo que estaba en esa situación irregular, entré, y nomás había llegado ahí cuando me preguntan si era un hombre libre y de buenas costumbres. Tuve que contestar que sí. De ahí en adelante, fue una cuestión de andar.

Ahora, no confundamos la meta de la masonería con la realidad. Los masones estamos llenos de defectos, venimos de un mundo imperfecto. Se trata de educar y pulir para mejorar, pero siempre tendrás esa dialéctica de contradicción. Una de las cosas que me hizo permanecer es que hay unos ritos para poder hablar, que yo les encontraba sumamente difíciles. Los primeros dos años que estuve en la masonería permanecía callado. Y créanme, que estar callado y escuchando es una de las mejores escuelas.

¿Cuántos años lleva en la Logia y cómo alcanzó el título máximo?

Catorce años. Según los estatutos el cargo es por mayoría. Yo tuve una experiencia distinta. Las elecciones son un reflejo de intrigas, cabildeos y simpatías. Yo no asistía a las elecciones. En esta que me invitaron, buscaban a una persona sin virtudes ni defectos — es decir, no estoy en este cargo por virtuoso—, que no hubiera cabildeado ni ostentado cargos ni enemistades. La respuesta mía es que sí aceptaba esa responsabilidad. Fui electo unánimemente.

¿Por qué no le convencieron las Iglesias o movimientos más públicos? ¿Por qué se decidió por la masonería?

Fui rotario. Tal vez, por un aspecto social, dada la timidez que siempre me acompaña, vi que en la masonería no es la parte más importante de la militancia. Yo soy un tipo sumamente curioso, y la masonería abre las puertas para el estudio y el perfeccionamiento. Como historia, tengo tres títulos universitarios, he sido estudioso toda mi vida, y ¿dónde quería estar? Donde se estudiara y se aprendiera.

Fuente: EL NUEVO DIARIO de NICARAGUA / www.elnuevodiario.com.ni
About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 22, 2008 por en Sin categoría.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 76 seguidores

%d personas les gusta esto: